Escuela de Baloncesto


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Beneficios físicos del baloncesto para los niños

El baloncesto es uno de esos deportes que se pueden empezar a practicar desde las edades más tempranas. Una de sus mayores ventajas respecto a otros deportes es que se puede jugar tanto al aire libre como en una pista cubierta, por lo que el invierno o el mal tiempo no es obstáculo para que los niños sigan jugando.

Pero además, el baloncesto aporta muchos beneficios físicos a los niños, como:

– Una mejor coordinación

– Una mayor concentración y una espectacular rapidez de reflejos.

– También desarrolla la agilidad y las habilidades locomotrices además de aportar una gran resistencia.

– Como todos los deportes infantiles, el baloncesto cuida y protege el sistema cardiovascular y mejora la resistencia muscular.

Beneficios emocionales del baloncesto para los niños

Pero si son muchos los beneficios físicos que aporta el baloncesto para los niños, también encontramos una gran cantidad de beneficios emocionales. Por ser un deporte de equipo, el baloncesto fomenta la sociabilidad, ideal para los niños tímidos. Además, la propia dinámica del juego enseña a los niños a actuar con rapidez, a tomar decisiones y a resolver las situaciones problemáticas.

Por lo tanto, el baloncesto fomenta la autonomía de los niños, también los ayuda a sentirse parte de un grupo preparándoles para ocupar su lugar en la sociedad y enseña valores tan importantes como la cooperación. Porque en los deportes de equipo, más que la competitividad importa la cooperación y el compañerismo. No acaban aquí los beneficios emocionales de practicar baloncesto.

El baloncesto es un deporte muy divertido y dinámico. Aleja a los niños del sedentarismo, les proporciona seguridad en sí mismos y también promueve una buena autoestima. Con todas estas ventajas, es posible que el baloncesto sea uno de los deportes ideales para los niños.